Rutina de Cuidado Facial paso a paso

Hola de nuevo bellezas ¡Hoy vengo con todo!

Se que a todas por aquí les encanta el mundo beauty tanto como a mí.

Por eso hoy vamos a hablar de un tema fundamental para un buen maquillaje y para tener una piel espléndida y rebozante de salud.

En nuestro artículo anterior: Las mejores cremas hidratantes y por qué usarlas hablamos sobre la importancia de hidratar y cuidar nuestra piel todos los días.

Sobre por qué es importante protegerla del sol y de la contaminación y hablamos también de los tratamientos “Milagro” con los que nos vemos bombardeados cada día.

Durante todo este año, he estado trabajando punto de venta y por mi cuenta.

Atendiendo a mujeres reales con necesidades reales.

Que sufren de estrés constante, con horarios de trabajo fulminantes, niños, pareja, trabajo, casa, plantas y cuentas que pagar.

Entre otras tantas situaciones de la vida cotidiana que crean un contexto poco propenso para que puedas dedicarle una hora de tu vida a una rutina de cuidado facial de 20 pasos.

Es decir, ¿Quién tiene tiempo para eso?

Si yo pudiese resumir a grandes rasgos cuales son la mayores preocupaciones de mis clientas con respecto al estado general de su piel, (Por lo general clientas entre 25-75 años) te diría que esto es lo que más se repite:

  • Arrugas y líneas
  • Manchas y falta de luminosidad
  • Textura y poros abiertos
  • Flacidez
  • Ojeras
  • Piel tirante o exceso de grasa
  • Labios resecos

¿Te identificas con alguna de estas situaciones?

¡No pasa nada!

Porque hoy vamos a hablar de como armar una rutina de cuidado facial muy fácil, que puedas usar tanto para el día como para la noche y con resultados extraordinarios para tu piel.

La buena genética

Que sí, que existen personas con excelente “genética”.

Como esa amiga tuya que seguro que le pasan los años y no se le notan y nunca se ha puesto una crema en la vida.

Pero esa es la excepción a la regla.

Lo normal es que si nunca te cuidas la piel, vas a notar como el paso de los años, sol y los excesos no perdonan.

 

Cual es la importancia de cuidar tu piel desde pequeña?

Una de las más memorables frases dichas por mi papá durante mi adolescencia ha sido:

“Hijita, cuídate la piel, porque es la misma que vas a tener para toda la vida“.

Esta frase me ha marcado muchísimo, porque recuerdo que yo estaba en plena etapa de rebeldía, con el delineador corrido de la fiesta de la noche anterior.

Para esa época, yo estaba en pleno apogeo universitario y pensé que yo iba a ser joven para siempre.

Que total, si me dormía con el maquillaje puesto una que otra noche no pasaba nada, que me limpiaba la piel por la mañana y todo arreglado.

Por otro lado estaba mi mamá, que siempre ha tenido buena genética, pero siempre se ha cuidado la piel.

Yo nunca tuve granos, ni acné y la verdad es que aunque me apasionaba el maquillaje y estaba dando mis primeros pasos hacia este maravilloso mundo, el cuidado facial no me emocionaba tanto, me parecía aburrido.

¡Yo quería color, contouring y eyeliner!

¡Que buenos tiempos aquellos! cuando te dormías con el maquillaje puesto, te lo lavabas en la mañana y “no pasaba nada”.

Teníamos tan buena piel, que aunque nos pusiéramos un labial verde fluorescente se veía genial, no se te marcaban las líneas, no luchabas contra las ojeras y tus piernas estaban más firmes que las de JLO.

Pero el tiempo pasa, y no perdona.

Las noches de fiesta, el insomnio, el alcohol, el trabajo, el estrés, una mala alimentación y los años acumulados de malos hábitos nos agotan y eso tarde o temprano nos termina pasando factura.

 

Cuando debo empezar a cuidarme la piel?

¡Nunca es tarde para empezar!

No importa si estas leyendo este post a los 25 o a los 50, quiero que sepas que siempre puedes empezar a cuidarte la piel y a tener mejores hábitos.

De hecho está comprobado que se requiere de un mínimo de 21 días para que una imagen mental establecida desaparezca y cuaje una nueva.

Es decir, necesitas por lo menos 21 días para adoptar un nuevo hábito y que se genere un cambio en tu vida.

¿21 días suena demasiado tiempo?

Proponte la meta de seguir este nuevo hábito durante 3 días, y luego extiéndolo a 3 días más y así sucesivamente hasta completar tu meta de 21 días.

Y es que una vez que comiences vas a ver muy buenos cambios en la textura y aspecto general de tu piel.

¡Y no vas a querer parar de cuidarte! 🙂

Debes tener en cuenta que las recomendaciones que te traigo hoy son universales y muy fáciles de añadir a tu vida cotidiana.

Y que si sufres de rosácea, acné severo, alergias al sol, piel atópica o cualquier otra condición especial en tu piel, lo mejor es que hagas una cita con tu dermatólogo antes de empezar con cualquier rutina de cuidado facial.

 

Cuales son los pasos para una rutina de cuidado facial?

Una rutina de cuidado facial efectiva, básicamente debe contener estos tres pasos:

  • Limpieza
  • Hidratación
  • Protección

Si te lo planteas de esta manera, será muchísimo más fácil recordar qué necesitas hacer cada día.

A continuación, vamos a agrupar qué productos básicos para el cuidado facial necesitaremos en cada fase.

Yo soy muy práctica y no me gusta complicarme la vida con 6 cremas jajaja

Por lo que para esta ocasión usaremos productos universales que puedas usar tanto en el día como por la noche.

Para escoger los productos más adecuados para tu tipo de piel tienes que tener en cuenta factores como tu edad, tu tipo, y el estado de tu piel.

Por supuesto que si tienes 25, las necesidades de tu piel no serán las mismas que si tienes 50.

¡Pero la organización de tu rutina de cuidado facial si lo será!

Otra cosa que quiero que tengas en mente mientras lees este post, es que no necesitas tener todos los productos que yo mencione aquí abajo, cantidad no es sinónimo de calidad.

Ahora mismo está muy de moda en redes sociales sobre-saturar la piel de productos.

Y realmente no necesitas tener un montón de ellos, ni tu piel necesita un producto diferente cada día.

No por ponerle más gasolina a un ferrari va a correr más rápido.

Una rutina demasiado larga, con un montón de cosas no tiene adherencia en tu día a día. 

Con 4 productos que tengas, es más que suficiente.

Que luego quieras darle un cariñito extra a tu piel y complementar con una mascarilla, aceite o exfoliante es bienvenido pero primero lo básico.

Los movimientos son la clave de todo

Esto es super importante.

Al poner en práctica cualquiera de los pasos indicados acá abajo, debes tener en cuenta que los movimientos que hagas con tus manos deben ser:

  • La rutina ideal para ti es aquella que se adapte a tu necesidades, a tu presupuesto, pero principalmente es aquella que SI puedas cumplir.
  • Siempre gestos suaves, acariciando tu piel y tratándola con amor, cariño y mucho cuidado.
  • Siempre movimientos ascendentes.
  • Preferiblemente comenzamos desde el centro y los iremos extendiendo hacia afuera.
  • Necesitamos muy poco producto, nunca jamás las cantidades que vemos en instagram.
  • Siempre debemos tener nuestras manos limpias antes de comenzar.
  • Si tu producto es en crema, deberás extraer el contenido con un bastoncillo o espátula.
  • Siempre menos es más, cuando usas el producto adecuado para tu tipo de piel, no necesitas sobre-saturarla de productos.

 

¿Hasta donde aplicar mis productos?

Alguna vez te has preguntado:

¿Hasta donde ponerte tus cremas?

¿O hasta donde lavarte la cara?

¿Cómo te lavas normalmente el cuello? ¿Con lo que cae de la regadera?

Mmm.. allí es a donde quería llegar.

A partir de este punto quiero que te imagines que tu “cara” básicamente, termina en tu escote.

Con el paso de los años, solemos preocuparnos más por las lineas en el rostro que por las del cuello y el escote.

Pero qué tal si te digo que esa zona necesita incluso un mayor cuidado?

En los meses de verano o en climas más cálidos, solemos usar camisetas con mayor escote, y por supuesto que en la playa nos fascinan esas líneas de bronceado.

Mientras que en invierno o climas más fríos usamos sueter y siempre vamos cubiertas.

¿Te suena?

La verdad es que muy pocas veces le prestamos atención al cuidado de esta zona, y a veces solo nos ponemos un poquito de crema cuando llega esa ocasión de ponernos nuestro vestido favorito.

Lo que muy poco se habla es que esta piel es de las que más se manchan y se estropean con mayor facilidad a medida que cumplimos añitos.

Así que a partir de hoy, quiero que la tomes más en cuenta y que cuando uses tus productos los extiendas también hacia esa zona 🙂

Porque de nada nos sirve tener un rostro fabuloso y cuidado y que el resto de nuestro cuerpo no acompañe.

 

“Como complemento a una rutina facial ya consolidada”

Esto lo vas a leer varias veces a lo largo de este post.

Y hago mención a ello, porque de esta manera vamos a diferenciar los productos que necesitas para tener una rutina de cuidado facial básica, de aquellos productos que son más bien complementarios a tu rutina.

Esto para que al final del post, puedas hacer compras inteligentes 🙂 y que no se te vayan tus ahorros con un montón de productos a los que tal vez no les vayas a ver el jugo ahora mismo.

Además es mucho más fácil, empezar con cuatro productos y que estos te funcionen muy bien y que veas resultados, que irnos de golpe a la tienda y llevarnos 20 y que después terminen metidos en el cajón del baño.

Ok, empecemos 🙂

 

La Limpieza facial es lo primero

Es el primer paso de toda rutina de cuidado facial y debemos cumplirla día y noche, nos maquillemos o no.

Pero aquí empieza a complicarse la cosa ¡Desde bien tempranito! jajaja

Dentro del protocolo de limpieza vamos a encontrar diferentes productos destinados a limpiar el rostro, pero no todos se van a usar al mismo tiempo.

Y aunque todos cumplan la función de limpiar la piel, debemos tener en cuenta, por ejemplo, que no vamos a utilizar un exfoliante para desmaquillarnos o un desmaquillante para exfoliar nuestra piel.

¿Hasta aquí nos vamos entendiendo?

¡Genial!

Lo primero que te voy a contar es cuál es la función de cada producto de limpieza facial, y luego cada cuando debemos usarlo.

Qué productos debo usar para limpiarme el rostro?

1- Desmaquillantes en aceite, en crema, leches, bifásicos

Puedes encontrar muchísima variedad de productos desmaquillantes, la mayoría de ellos reconocibles por tener una valiosa cantidad de componentes oleosos entre su formulación.

Su función es básicamente derretir tu maquillaje y facilitar la limpieza del mismo.

Son un básico para remover el maquillaje de nuestro rostro, pero ten en cuenta que no sustituyen a tu limpiadora facial.

Siempre se utilizan antes de tu limpiadora.

2- Limpiadora facial

La limpiadora facial es el primer paso para una piel sana y llena de vida.

Ayuda a retirar las impurezas, polución, piel muerta y suciedad del rostro, proporcionándole pureza y frescura.

Se recomienda su uso por la mañana al despertarte y en la noche antes de dormir.

Es un paso de limpieza básico para todo tipo de pieles.

Recomiendo como complemento a tu nueva rutina un dispositivo de limpieza facial como Foreo o Clarisonic o una esponjita de limpieza.

3- Agua micelar

Se trata básicamente de un desmaquillante “todo terreno” creado por un conjunto de moléculas llamadas “micelas” que actúan como un imán en la piel atrayendo la suciedad, sebo y por supuesto el maquillaje.

En cuanto a si debe aclararse o no, consigues distintas opiniones al respecto, hay quienes dicen que debe aclararse y otros que afirman que no, debido a los niveles de pureza química y microbiólogica del agua que se use en producción.

Un ejemplo de una agua micelar sin aclarado, es la SensiBio de Bioderma por su formulación única para pieles sensibles.

Ahora bien, lo que yo te recomiendo, es que sea cual sea la que tengas en casa siempre aclararlas con agua o luego de desmaquillar tu rostro, continuar con tu limpiadora.

Yo misma hice el experimento de quitarme el maquillaje y limpiar mi piel solo con agua micelar (ya que la mayoría que promete desmaquillar, limpiar y tonificar tu piel) lo hice durante unos dos meses y no me funcionó.

Mi piel se sentía con mucha textura, mis poros se veían mucho más dilatados e incluso había tenido mayor presencia de granitos en la piel, mi piel se veía más opaca y en conclusión había perdido esa luminosidad que caracteriza a una piel flexible, cómoda y saludable.

La razón por la que está en esta lista, es porque a pesar de que es un producto totalmente revolucionario, fácil, rápido y cómodo y el cual la mayoría de nosotras tenemos en casa, es porque quiero que sepas que es básicamente un desmaquillante sin aceite.

Pero que no puede sustituir a una limpiadora.

Porque básicamente no va a limpiar tu piel a profundidad y tendrás irremediablemente una mayor cantidad de textura en tu piel, haciendo que esta se vea mucho más opaca.

4- Tónicos

El tónico facial es el último paso de nuestra limpieza y el primero de la hidratación.

Su función básicamente es balancear el pH de la piel luego de usar nuestra limpiadora, aportando confort e hidratación.

También ayuda a cerrar los poros y a refrescar la piel, existen tónicos especiales que ayudan a mantener la piel equilibrada y libre de brillos durante el día y eliminan los últimos restos de productos que puedan quedar en tu rostro.

PERO OJO, eliminar los últimos restos de producto es una cosa y que “termines de desmaquillar tu rostro con tónico” es otra muy distinta.

Si esto de “manchar el algodón” te pasa con frecuencia, es porque debes ajustar la manera en como venías desmaquillando y limpiando tu piel.

La manera ideal de usar el tónico es humedecer un disco de algodón tomando una pequeña cantidad de producto y aplicarlo suavemente en tu rostro dando pequeños toques.

Puedes hacerlo de esta manera al menos las primeras veces, una vez que te asegures que tu algodón siempre sale “limpiecito”, si no quieres seguir usando los discos, puedes hacerlo sin problema poniendo un par de gotitas en la palma de tus manos e ir distribuyendo el producto con pequeños toques por todo el rostro.

También hay tónicos en bruma o spray, que puedes aplicar directamente atomizándolos en tu rostro.

Si tienes la piel mixta a grasa un tónico astringente será tu mejor opción, y si tu piel es normal a seca busca una loción que sea libre de alcohol.

Se usa después de la limpiadora facial y antes de la hidratante por la mañana y por las noches.

5- Exfoliantes

Tienen la función de arrastrar las células muertas (¡Si! y también esas escamas o parches de sequedad) actúa haciendo un “barrido”que ayuda a limpiar impurezas.

Al hacerlo, nuestro cuerpo cree que existe una especie de “lesion” (Porque barrimos es capa superficial de células muertas, que en realidad se van desprendiendo y sustituyendo solas con el tiempo, pero lo que hacemos nosotros es acelerar este proceso natural).

Y esta señal, hace que se active nuestra capacidad de curar esa lesión, y al hacerlo se acelera el proceso de regeneración celular y se activa la la micro-circulación sanguínea de la superficie de nuestro rostro activándose la producción de colágeno y elastina.

Como resultado, la piel retoma su suavidad y flexibilidad, dejando de sentirse instantáneamente apagada, envejecida y marchita.

Los exfoliantes son muy usados para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné, y ayudar a aclarar las manchas en la piel.

Los productos exfoliantes pueden ser de acción química (peelings AHA’S ideales para pieles secas y BHA ideales para pieles grasas) o los exfoliantes de acción física o mecánica que normalmente son llamados “Scrubs” y tienen pequeñas partículas que exfolian tu piel con el roce manual.

Pero debes tener mucho cuidado con estos, ya que pueden hacer mucho daño si no aplican correctamente, ya que estos pequeños gránulos pueden contener bordes filosos que provocan cortes invisibles en la piel, generalmente al usarlos, se frota con mucha fuerza.

Y esto puede dañar los poros haciendo que tu piel quede mucho más sensibles.

Yo soy muy partidaria de los exfoliantes químicos, porque son súper efectivos y fáciles de usar.

Nota: No es lo mismo un exfoliante especial para el rostro que uno para el cuerpo ¡Ten mucho cuidado de no confundirte! Lo ideal es usarlo 1 vez y como  máximo 2 veces a la semana.

6- Mascarillas limpiadoras

Las mascarillas faciales son un complemento a una rutina facial ya consolidada.

Y puedes usarlas 1-2 veces por semana bien sea para hidratar, purificar, exfoliar o iluminar tu rostro.

Las mascarillas limpiadoras no te van a quitar el maquillaje, de hecho la mayoría en sus instrucciones te pondrá que la aplique sobre tu piel seca  o húmeda según sea el caso, pero siempre limpia.

Por lo que sí ¡Adivinaste! Las usaríamos luego de la limpiadora facial.

¿Todo un mundo verdad?

En conclusión, lo ideal es que nuestra fase de limpieza este conformada de 4 pasos:

  • Paso 1: Desmaquillante: Si te maquillaste debes retirarte el maquillaje. No es necesario desmaquillarte por la mañana ¡Porque por supuesto que no vas a dormir con maquillaje! ¿OK? ¡OK!
  • Paso 2: Limpiadora: Todos los días, AM y PM. Por las noches la usaríamos luego de desmaquillarnos.
  • Paso 3: Exfoliantes y mascarillas exfoliantes, limpiadoras o purificantes (vamos, mascarillas de limpieza) : Una, y como máximo dos veces a la semana, por la noche.
  • Paso 4: Tónico: Todos los días, AM y PM (Salvo que tenga retinol, ácido glicólico u otro elemento que te pida que evites el contacto con el sol)

 

La Hidratación del rostro

De este tema hablamos a profundidad en nuestro artículo anterior en esta categoría Las mejores cremas hidratantes y por qué usarlas

Por lo que si te interesa todo este mundo, te invito a que pases a leerlo ¡Te va a encantar!

Pero, para hacerte el cuento corto (Y porque a mí me está gustando mucho esto de echarte el cuento paso a paso) vamos a dividir también esta fase en cuáles son los productos que la conforman en su totalidad.

Ajá, pero antes que nada quiero que sepas que los productos en esta categoría, son los que se van a a encargar de nutrir las células de nuestra piel alimentándolas a base de lípidos y agua, manteniendo nuestra piel más suave, tonificada, con elasticidad y con el brillo característico de la piel sana.

Otra cosa que es muy importante para nutrir las células de tu cuerpecito es una buena alimentación rica en nutrientes y vitamina.

¡Recuerda que somos plantitas y necesitamos agua, vitaminas y minerales! Sólo que vivimos en situaciones más complejas!

Y como todo organismo viviente en este bello planeta, necesitamos que esas necesidades básicas sean cubiertas para sobrevivir y no marchitarnos.

Básicamente, todos los productos en esta fase tienen la función de mantener nuestra piel elástica y flexible, algunos a su vez se encargan de reparar nuestra piel.

Y al igual que en la fase anterior, existen productos básicos en toda rutina y productos complementarios a una rutina ya consolidada.

Que productos debo usar para hidratar el rostro?

1- Serum facial

El serum es un producto que se caracteriza por su alta concentración de ingredientes activos y por su rápida absorción y penetración en las capas más profundas de la piel.

Este producto actúa reparando a  e hidratando la piel en profundidad. Además de que al mismo tiempo potencia los efectos de tu hidratante facial favorita.

¿Por qué lo necesitas?

Para cuidar, hidratar y ayudar a reparar tu piel desde adentro hacia afuera, logrando así un aspecto más luminoso, más saludable y por consiguiente una piel más uniforme, bonita y despierta.

El serum se coloca antes de nuestra hidratante facial como parte de nuestra rutina diaria luego de limpiar y tonificar rostro y cuello. Por lo general, de este tipo de productos solo necesitas un par de gotitas y es más que suficiente.

Debes escogerlo siempre dependiendo del estado y de las necesidades de tu piel y La manera ideal de usarlo es es por la mañana y por la noche.

Ten en cuenta que una piel en sus 20’s por lo general necesitará un serum hidratante, mientras una piel en sus 50’s necesitará más de aquellas fórmulas con activos que le ayuden con la flacidez.

Suelen usarse de día y de noche, salvo que se trate de un serum “Reparador” o “Antimanchas” con  Retinol, vitamina C, Acido glicólico u otros activos que te indiquen evitar contacto con el sol.

Como dato importante, debes tener en cuenta que un serum por si sólo no hace hace lo mismo que si no utilizas luego tu hidratante facial, ya que la hidratante y el serum funcionan y se potencian juntos.

2- Aceites faciales

Los aceites son productos multiusos que podemos utilizar solos, en combinación de otros productos de nuestra rutina con el fin de hacer cada paso un poco más nutritivo, esto siempre de acuerdo a las necesidades de tu piel (Esta combinación viene genial para pieles muy secas o cuando volvemos de la playa).

Es importantísimo aclarar que, muchas personas con piel mixta a grasa temen usar productos que no sean  «oil free», pero esos aceites hacen referencia a los tipos de aceites con origen mineral (derivados del petróleo), que son comedogénicos y por lo tanto, resultan oclusivos en nuestra piel.

Normalmente estos aceites minerales se reconocen por su bajo coste, te recomiendo que si quieres probar un aceite facial, siempre busques uno lo más natural u orgánico posible, como los aceites de origen vegetal (Super nutritivos para pieles secas) o los aceites esenciales por sus propiedades altamente curativas.

Si eres de piel mixta a grasa, prueba los aceites en seco ¡Serán tu mejor opción!

Un truco absolutamente genial es que los aceites son combinables con -casi- todos tus productos de cuidado facial e incluso con tu fondo de maquillaje, solo necesitas mezclar en la palma de tu mano un poquito de tu hidratante, serum o limpiadora con una o dos gotitas de aceite y verás como dejará tu pel mas nutrida, luminosa y absolutamente radiante.

3- Hidratante facial

Las cremas hidratantes son aquellas que nutren las células de nuestra piel, alimentándolas a base de lípidos y agua, y que nos van a ayudar a “suavizar” las capas más superficiales de nuestra piel.

Permitiéndonos mantener así un rostro con apariencia mucho más suave, tonificada, con elasticidad y con el brillo característico de una piel sana.

Todas las pieles necesitan hidratación, incluso las pieles más grasas, hidratar tu piel debe formar parte elemental de tu rutina de belleza  y la sentirás instantáneamente mas suave y flexible.

Su uso, con el paso del tiempo irá manteniendo tu piel preciosa, joven y siempre bella. Lo ideal es que uses tu hidratante por el día y por la noche, luego de aplicar tu serum.

No necesitas dos, con una hidratante global te vale 🙂

4- Serum de ojos

Al igual que un serum facial, son activos muy concentrados y de una textura más fluida y de más rápida absorción que una textura en crema.

Este producto sin embargo esta formulado específicamente para el área bajo tus ojos como tratamiento anti bolsas, oscuridad, líneas etc.

Se usa antes del contorno de ojos para potenciar su efecto.

5- Contorno de ojos

El contorno de ojos es otro paso imprescindible en en nuestra rutina de cuidado facial.

Y es un producto especialmente formulado para hidratar la delicada zona alrededor de nuestros ojitos y resulta muy útil para combatir las ojeras, arrugas, bolsas etc.

Si sufres con las ojeras, quiero que tengas en cuenta que el 50% del trabajo lo hará el buen descanso y tu tratamiento y que el otro 50% lo hará tu corrector de ojeras.

Algo importante en este tema es que aunque este producto parece una crema hidratante un poco más pequeña no es lo mismo que una hidratante facial,  la densidad del área bajo los ojos no es igual a la del resto del rostro y no tienen las mismas necesidades.

6- Bálsamo labial

Es un producto especialmente formulado para cuidar y proteger nuestros labios, manteniéndolos más suaves y flexibles, lo que se traduce a unos labios mas jóvenes y apetecibles.

Existen incluso mascarillas para labios como la de Laneige que repara tus labios mientras duermes. ¡Lo que viene genial si últimamente los has sentido más resecos o si estan un poco rotos!

De todas maneras, este fue otro tema que tocamos a profundidad en nuestro artículo: Los mejores bálsamos faciales y cuando usarlos                                                                                                                                               

7- Mascarillas Hidratantes

Al igual que las mascarillas de limpieza, estas mascarillas son un complemento a una rutina facial ya consolidada y puedes usarlas 1-2 veces por semana.

Ahora bien, lo que las diferencia de las mascarillas de limpieza, es que estas debes aplicarlas luego de tu serum para una mayor absorción.

¿Complicado? ¡Para nada!

Piensa más bien que si te la pones con la piel limpia y luego te la retiras con agua y jabón tu piel se va a sentir más bien reseca y tu como si no te hubieses puesto nada jajaja

¿A quién no le ha pasado?

Vale, pues de ahora en adelante, úsala por la noche, esa noche de relax que tú escojas, retírala si es necesario y luego a dormir ¡Ya verás que divina se va a sentir tu piel por la mañana!

¿Ya hiciste una pausa para el café? jeje

En conclusión, lo ideal es que nuestra fase de hidratación se conforme de acuerdo a la siguiente manera:

  • Paso 1: Serum facial: Lo aplicamos luego del tónico, para hacerlo necesitamos un par de gotitas (No necesitamos la cantidad de producto que vemos en instagram) en palma de nuestra mano, frotamos ambas manos y lo depositamos con pequeños toques por en cara, cuello y escote evitando el contorno de los ojos. (Salvo tenga retinol, ácido glicólico u otro elemento que te pida que evites el contacto con el sol )
  • Paso 2: Serum de ojos: lo aplicamos con la punta de los dedos en la zona de la ojera dando igualmente pequeños toques. Es un producto complementario a una rutina facial ya constituida.
  • Paso 3: Hidratante facial: Se usa después del serum, la aplicamos tomando una pequeña cantidad, la frotamos entre las palmas de nuestras manos y la extendemos por todo nuestro rostro, cuello y escote con movimientos suaves y ascendentes evitando el contorno de los ojos.
  • Paso 4: Contorno de ojos: Se puede usar antes o después de la hidratante. Se aplica con la punta de tu dedo anular (Porque es el dedo que hace menor presión de todos) una pequeña cantidad y se extiende por toda el área que contornea al ojo. Como plus, también puedes usarlo en el contorno de los labios y en el entrecejo ¡Es un éxito total!
  • Paso 5: Aceites faciales: Se puede aplicar solo, por las noches antes de dormir cuando quieras darle es toque extra de hidratación a tu rostro. Cuando son aceites con tratamiento antiedad, hidratantes e iluminadores, pueden aplicarse AM y PM, pero siempre como sustituto de tu hidratante facial, o combinándola con esta u otros pasos según las necesidades de tu piel. Es por supuesto, un complemento a una rutina facial ya consolidada
  • Paso 6: Bálsamo de labios: Se aplica como último paso en nuestros labios.
  • Paso 7: Mascarillas hidratantes: Una, y como máximo dos veces a la semana, por la noche, después de tu serum.

Ajá, ¿Interesante verdad? ¡Seguro que has aprendido varias cosas que desconocías sobre tus productos favoritos! 🙂

Ahora, sírvete un tecito, que nos falta un último paso! (Te lo prometo jaja)

Protección para el rostro

Creo que de todos, mi paso favorito.

Y es que no hacemos nada, poniéndonos cremas ultra regeneradoras milagrosas, iluminadoras, escarchadas y mágicas que nos cuestan muchísimo dinero (O si usamos nuestra crema favorita de farmacia) si no nos ponemos protección solar.

Porque al no ponerte protección solar, tu piel no está protegida y seguirán apareciendo esas molestas manchitas del sol.

Y si aún no te pasa, basta con que te salga un granito como para que te quede una mancha allí por varios días ¡Incluso semanas! ¿Comenzando a sentirte identificada?

Lo sé, seguramente estas pensando:

  • ¡Pero es que ya mi maquillaje tiene protección solar!
  • ¡Pero es que estamos en invierno! (u otra estación que no sea verano)
  • ¡Pero es que yo no tomo sol!
  • ¡Pero es que yo no voy a la playa!
  • ¡Pero es que a mí no me da el sol!
  • ¡Pero es que la crema que uso ya tiene un FPS de 18!

Siempre, siempre nos dá el sol (Bueno, ahora mismo les escribo desde mi cuarentena preventiva por el COD-19) y estamos encerrados en nuestra casa pero ustedes me entienden, esta es claramente la excepcion a toda regla jeje

En nuestra vida cotidiana es primordial que uses tu protector solar todos los días del año.

¿Por qué?

La respuesta es fácil, nosotros giramos alrededor del sol.

Un ejercicio excelente es elegir cualquier hora del día (Que no sea de noche, por supuesto) y apagar todas las luces.

¿Sigues viendo todos los objetos alrededor cierto?¡Bien!

Eso es porque en resumen (por que esa explicación si es bien larga y tendida) nosotros podemos ver los objetos a nuestro alrededor gracias a que el sol los ilumina, ( es por esto que cuando salimos a la ventana podemos ver casas, paredes, calles, perritos, etc. ) estos objetos reciben esa luz y parte de ella es reflejada (Rebota) y otra parte es absorbida.

Entonces ese “rebote de luz solar” es lo que nos permite ver a nuestro alrededor durante el día, por lo que cuando cae la noche y el sol se esconde, dejamos de ver objetos con la “luz natural” y encendemos las luces de nuestras casitas.

Por lo que decir, “Es que a mi no me pega el sol” es una rotunda mentira jajajaa

Sin nuestra posición privilegiada con respecto al sol, no habría vida en nuestro hermoso planeta.

Ahora bien, con esto no quiero decir que tenemos que huir del sol ¡Para nada! Lo que quiero es explicarte, por qué razón debes proteger tu piel.

Y por supuesto, quiero evitar que te sobre expongas y que te tires al al sol como pollito a la brasa.

“El bronceado no es más que un mecanismo de defensa de la piel para protegernos del cáncer, ya que la exposición al sol estimula la producción de melanina (pigmento de la piel), y esta intenta proteger el material genético de las células de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta.

Una vez la piel se broncea, ya se ha generado daño en la misma; por eso la recomendación es usar protector solar todos los días independiente del estado del tiempo y usar medidas físicas de foto-protección, además de evitar exposición directa y prolongada entre las 10 am a 3 pm” – @fqdermato

En conclusión, una pantalla total de protección solar, mantendrá tu piel completamente protegida y verás como dejará de mancharse, arrugarse y sentirse desvitalizada.

Además verás tu piel en mejores condiciones que nunca.

Entonces, el sol: Buenísimo porque nos llena de pura vitamina D, pero 15 minutitos al dia, por la mañana, como los abuelitos.

Y cero pollito a la brasa.

Por lo que cada vez que consigas una buena excusa para no usarlo, te dejo una muy buena explicación para que sí lo uses:

  • ¡Pero es que ya mi maquillaje tiene protección solar!= ¿ Y los días que no te pones maquillaje?
  • ¡Pero es que estamos en invierno!= Debemos proteger nuestra piel los 365 días del año.
  • ¡Pero es que yo no tomo sol!= Recuerda el experimento de la luz.
  • ¡Pero es que yo no voy a la playa!=Debemos proteger nuestra piel los 365 días del año.
  • ¡Pero es que a mí no me da el sol!=Recuerda el experimento de la luz.
  • ¡Pero es que la crema/maquillaje que uso ya tiene un FPS de 18!= Un Fps menor a 50 no es una pantalla de protección total.

Entonces, ¿Hay que ponernos protector solar todos los días? ¿Y los días que llueve? ¿en esos también? ¿Voy a oler a coco o a piña colada cada vez que me lo ponga?

Recuerdo que cuando empecé a querer cuidarme, el único protector solar que tenía en casa olía a playa y era super denso ¿Quién se iba a querer poner eso? ¡Voy a quedar con la cara como una pastel! ¡Qué va!

Como estas tuve miles de interrogantes y excusas, aún así recuerdo que empecé a investigar muchísimo el tema ¿Si era tan importante, por qué nadie nos lo había dicho? ¿Por qué las campañas de protectores solares son sólo populares en verano?

Lamentablemente, la mayoría de las campañas de protección solar son en verano, por que la mayoría de la gente se protege la piel solo cuando va a la playa, a hacer deportes o a la piscina =En vacaciones.

Pero, afortunadamente, ahora mismo existen muchísimas fórmulas absolutamente geniales y de última tecnología, que son extra ligeras, de protección solar y sin olor a coco ¡Así que no tienes que preocuparte de ir por allí oliendo a playa!

Así que te esta fase de protección, consta de un único e imprescindible paso:

  • Ponte protector solar todas las mañanas, luego de finalizar tu rutina de cuidado facial. Y cuando vayas a la playa, piscina o a hacer tu deporte favorito al aire libre aségurate de retocarlo un par de veces para que no dejes de estar protegida.

 

Tu rutina de cuidado facial paso a paso

¡Por fin! Llegamos a nuestro resumen 🙂 Creo que en este momento debes estar pensando:

¡Isa pero tu dijiste que era super facil y no era una rutina de 20 pasos!

Tranqui, que ya casi casi terminamos.

Recuerda que la clave para una buena rutina de cuidado facial es cumplirla todos los días, mañana y noche religiosamente así no te maquilles.

¡Y que dormir con el maquillaje puesto está estrictamente prohibido!

Los productos imprescindibles para tu cuidado facial son:

  1. Desmaquillante (Si sueles maquillarte)
  2. Limpiadora facial
  3. Tónico o loción.
  4. Hidratante facial
  5. Protector solar.

Luego, que ya manejes super bien tu rutina, te recomiendo: Serum facial, Contorno de ojos y bálsamo labial.

Y luego, podríamos hablar entonces de exfoliantes, aceites y mascarillas ¡Pero primero lo básico!

Todo lo demás es complementario a tu rutina.

Rutina de cuidado facial para el día

1. Limpieza: Limpiadora facial y Tónico
2. Hidratación: Serum, Contorno de ojos, Hidratante facial, y bálsamo de labios.
3. Protección : Protector solar +50 ¡Siempre!

Rutina de cuidado facial para la noche

1. Limpieza: Desmaquillante o Aceite limpiador, Limpiadora facial, Tónico
2.  Hidratación: Serum de tratamiento, Contorno de ojos, Mascarillas o Aceites faciales, Hidratante facial o crema de noche y bálsamo de labios

 

Esto es todo mis amores, espero haber resuelto todas sus dudas con respecto a cómo armar su rutina de cuidado facial paso a paso.

¡Me cuentan que tal les va! ¡Nos vemos en nuestro próximo post!

Con amor, Isa.

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.